sábado, 23 de julio de 2011

Factores ambientales aumentan susceptibilidad para padecer artritis reumatoide

La Artritis Reumatoide no se manifiesta en todas las personas de la misma forma, para algunas personas puede ser leve y para otras la susceptibilidad a desarrollarla es mayor, mencionó el Dr. Antonio Fraga Mouret, reumatólogo miembro del Colegio Mexicano de Reumatología.

La AR es una enfermedad articular autoinmune, inflamatoria y crónica, que afecta principalmente a las mujeres. Aunque su causa es desconocida, se han identificado factores endocrinos, ambientales y genéticos involucrados en su desarrollo, los cuales pueden variar de una población a otra.

Se han estudiado agentes infecciosos y aunque se han encontrado datos sugerentes en algunos casos, no hay evidencias que confirmen la implicación de uno en concreto. La artritis reumatoide no es contagiosa.  

Se sabe que hay alteraciones del sistema inmunológico o de defensa del organismo. La inflamación que se produce en las articulaciones es la consecuencia de la invasión de la membrana sinovial por células inmunitarias que dañan la articulación.

Por ejemplo, el tabaquismo es un factor externo que ha demostrado que puede desencadenar  AR. Además esta enfermedad  con frecuencia compromete otros órganos distintos a las articulaciones y tiene un impacto adverso en el entorno económico, social y psicológico de los pacientes y familiares.

La evolución de  la enfermedad es muy variable, ya que en algunas personas el avance de las lesiones se detiene de forma espontánea, mientras que en otras progresa a lo largo de toda la vida. con alternancia de períodos de más agudos que suelen durar unas cuantas semanas o unos pocos meses y períodos de calma relativa o absoluta.